Unos Daiquiris Blues por aquí por favor

 

Crónica de una noche en la que unos amigos quedaron para tomar unos Daiquiris Blues:

Quique González (QG en adelante) nos citó en La Riviera el 19 de Diciembre para compartir una gran noche y unos cuantos Daiquiris Blues. Era una propuesta que no podíamos dejar pasar, queríamos estar cerca de nuestro anfitrión, y a las 6,30 unos cuantos Quiquifrikis nos acercamos a las puertas de La Riviera. Quique nos vio y nos avisó del frío que íbamos a pasar… (Y lo que quedaba chico). Pero como diría mi madre “palos a gusto no duelen”. Y a las 8,30 abrieron las puertas… menos mal porque ya había pies a punto de ser amputados. Tomamos posiciones y esperamos calentando motores (necesitábamos descongelarnos).
A las 9,30 (más o menos) las luces se prepararon para recibirlo… y toda la Riviera comenzó a aplaudir… y a QG no le quedó otra que contagiarse de nuestras ganas, sonreír y salir a darlo todo. Desde el primer momento se le vio más suelto, y con los niveles de autoestima altos, que de costumbre sobre el escenario. Se nos hace mayor, 11 añitos sobre esos escenarios, pues que ya son como su casa. La Riviera lo recibió con ganas y un buen puñado de aplausos que no le dejaban hablar y ahí tuvo que venirse arriba, porque sabía que esa era su noche.
1, 2, 3… y comenzó repartiendo unos Daiquiris Blues, y ahí comenzamos a decir adiós a nuestras voces, por que nos las dejamos acompañándolo en cada canción. Y continuó pidiendo que lo avisáramos cuando llegara la inspiración y sacó su bandera para decirnos que sería nuestro cable a tierra, mientras seguimos buscando respuestas (Cuando estés en vena). Ahora tocaba ponerse más rockeros aún y recordar que no hay que dar los datos a la chica de la lavandería (Avería y rendición). Después avisamos a Quique para que no comprara el periódico de ayer… ¡Qué despiste! (Me agarraste). Ya convertidos en un nudo de doble lazo (público y escenario), todo siguió encajando a la perfección (Hasta que todo te encaje)… y nos dejó claro que confía en nosotros… Pero nosotros lo que queríamos era seguir soñando con mujeres desnudas que van al trabajo en autobuses rojos… pero que más da si el mundo gira en un sentido absurdo y todo huele bien (Pájaros Mojados).
Había llegado el momento de convertirnos en Kamikaces Enamorados de jugarnola y para preguntarnos quien la esperaba en una habitación de hotel (Pequeño rock and roll).  Esa noche sonaron un buen puñado de nuestras canciones favoritas (Arma precisa), se notaba porque cada uno cuando comenzaba su canción se paralizaba y el mundo parecía que dejaba de girar para que disfrutara de ese momento.  Quique demostró lo suelto que estaba en el escenario saltando con un “Hip! Hip! Por los buenos tiempos. Hurra por los que vendrán”. QG lo dio todo y nosotros quedamos Deslumbrados en esta noche de mensajes en clave… donde le pedimos a Quique que nos utilizara… (Suave es la noche). Entonces QG pidió refuerzos… y César Pop salió a acompañarlo para dejarnos sin palabras en el jardín de los imposibles (Algo me aleja de ti)… en esta ocasión QG traía la lección aprendida (y la nevera llena) y no se olvidó de la letra. Comenzamos a tomar altura, acabamos con todo y nos reímos de veras… (Riesgo y altura, Bajo la lluvia, Lo voy a derribar). Entonces llegó el momento futbolero (El campeón). Ahora QG nos trasladó a una playa dejarnos en la piel un poco de Salitre y nos advirtió… no hay que fiarse de su pinta de buen chico (Te lo dije) y creó un buen desastre a su alrededor. Llegaron hasta las jugadoras de Hockey (Hay partida) y recordamos lo mucho que se puede querer… pero mejor que algunas cosas no vuelvan por aquí (Anoche estuvo aquí). Así que nos fuimos al Hotel Los Ángeles, pero descubrimos tarde que no era un buen lugar para hacer negocios… Quizá si un buen lugar para cruzar nuestras vidas (Vidas cruzadas) en los días libres (Su día libre). Entonces QG nos preguntó si todo seguía en pie… y claro que si, habíamos ido a disfrutar una intensa noche de rock y queríamos más (Restos de stock). Lo queríamos todo… hasta nos queríamos llevar La luna debajo del brazo. Con ella llegó mi momento forero…  desde abril del 2006 he esperado para compartir un concierto con ellos… y esa noche llegó el momento… cuando volveremos por Madrid…

Quique sabía que me debía un Miss Camiseta Mojada para esa noche y no me defraudó… temblé como si fuera la primera vez… y me largué después.

¡GRACIAS!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s