Diario de viaje: Aterrizaje en Perú.

Al menos estos primeros días estoy escribiendo un diario de viaje de esta aventura que me ha traido a Perú para los próximos 6 meses. Habrá un blog oficial donde contaré la parte más del proyecto que he venido a hacer aquí. Cuando empecemos a escribir os lo compartiré por aquí. De momento empiezo con lo que fue el viaje y mi primer día en Lima.

2014-04-20 13.37.56

Roll the dice

21 de Abril.

Comienza la aventura de verdad. Toca madrugar y con la ayuda de Carmen hago 2 trasbordos para llegar al aeropuerto. No creo que vaya muy cargada para un viaje de 6 meses pero gestionar 2 maletas y una mochila a la espalda por las escaleras de la línea 6 tiene su aquel. Y esto para mi es el inconveniente de un día. La línea 6 y la accesibilidad están reñidas. En el aeropuerto toca hacer checkin, por si os pasa si vuelas a Estados Unidos a hacer una conexión hay que poner como dirección allí: “Transit to ciudad destino“. Ah y si alguien me prestó algo para el viaje que lo guarde como secreto de estado porque le dije al chico de la facturación de maletas que todo era de mi propiedad. Y lo mejor! pude coger asiento de ventanilla para mi primer vuelo transatlántico!!!!

En el avión tenía al lado a un chico con cara de estar griposo y yo me pasé el vuelo pidiendo zumo de naranja para ver si así no me lo pegaba. El azafato nos dijo que parecíamos una pareja de recién casados y yo pensé que si normalmente las parejas de recién casados tienen tan pocas muestras de afecto como nosotros… o sea 0.

Lo mejor del vuelo sin duda fue el aterrizaje sobre Miami. Vistas geniales, la sensación de planear sobre la ciudad. De que casi te rasquen la barriga los rascacielos y entonces… tomar tierra!! y el paseito por las pistas hasta la terminal me encanta es como un abrazo largo. Me gusta volar ^_^

En Madrid seguía lloviendo

En Madrid seguía lloviendo

En el control me tocó el Cadete Larvell “Ruiditos” Jones de loca academia de policía y le hacía gracia pensar que me iba a pasar 6 meses recorriendo Perú con la mochila, así que mi primera impresión de EEUU fue divertida y relajada.

Como había conseguido dormir en el avión al llegar a Miami a las 3pm tenía batería vital para aguantar hasta la 1am que salía mi vuelo a Lima. Así que ¿qué mejor que bajar a Miami Beach a mojarme los pies? Nunca pensé que iría a este lugar, nunca lo soñé ni estaba en mi lista de sitio que quiero visitar, pero así es el mundo gira y gira y acabas comiéndote las ganas de meterte en el agua de las playas de Miami Beach. Porque claro, no se me ocurrió echar el bikini en la mochila y encima ¿qué hacía con la mochila si me metía al mar?…

Miami Beach

Miami Beach

Antes de que se me acabara la batería vital fui a dar un paseo y acabé cenando en el Tropical Beach Cafe tomando mi primera cena americana con un buen guiño a Irlanda, sandwich de beicon y té. Sitio recomendable y muy auténtico. Y ya solo podía ir de vuelta al aeropuerto para tumbarme un poco y descansar, aunque me duró poco la siesta porque empezó a llegar todo el mundo a la puerta de embarque. Así que me hice pasar por aficionada al baloncesto y me puse delante de una televisión en un intento de no dormirme y no perder el avión. El segundo vuelo fue de dormir y dormir era mi noche después de un día muy muy largo, de 31 horas si no me he liado con los husos horarios.

 

Cena americano-tropital-irlandesa

Cena americano-tropital-irlandesa

22 de abril.

Comienzo el día despertando en un avión mientras aterriza en una ciudad a oscuras, dicen que es Lima, todavía estoy muy dormida como para enterarme de nada. En el baño primer aviso de que tengo que desaprender muchas cosas. El papel higiénico no se tira en el retrete sino en una papelera a parte. Una vez recupero mi equipaje y tengo mi visado de 6 meses salgo a buscar a César, el taxista que debe recogerme… Pero como todo no podía salir perfecto en este viaje el señor se confunde de vuelo y aparece una hora después y con un cartel con el nombre de la calle a la que debe llevarme en lugar del mío. Menos mal que ya me había despertado y caí en la cuenta!! César fue un primer contacto con Lima genial. Escuchaba música pop religiosa y me fue contando cosas de la ciudad. Me llevó serpentenando por la ciudad mientras cogía el teléfono y pitaba a otros conductores. Pasamos cerca del Pacífico, aunque no pude verlo por la bruma. Lo de la calma de la que me habían hablado no la veía por ninguna parte🙂

Al llegar a casa me esperaba Lucía y María, una de las dueñas de la casa donde viviremos el primer mes. Lucía es la otra voluntaria de ONGAWA con la que comparto experiencia, albaceteñas en Lima! Y en casa ducha y a la oficina para evitar el jet lag. Como justo comenzaba por la tarde el curso del programa en el que estoy trabajando el trabajo fue todo preparar logística para el curso, ir a cambiar dinero y hacerme el chip telefónico (la sim peruana) y ya al curso. Para ir cogimos un taxi y me monté delante… Me encanta vivir la formula 1 en primera fila😀

El curso empezó bien pero a las 4 entré en saturación y me fui para casa. Solo llevaba unas horas en Lima y sabía coger un combi (bus urbano), paré a hacer la compra y llegué a casa! Me sentía ya en casa y feliz por moverme sola sin mapa ni problemas.

Lo que más me quedó del primer día en Perú fue que eso de la calma de la que me habían hablado es relativa. Cero para conducir y para trabajar. También en mi primera noche en Perú me di cuenta de lo que significa vivir a 7 horas distancia en husos horarios de España. Ahora que yo estaba fuera de la oficina y con ganas de hablar en España estabais durmiendo. Así que a las 9:30 me pudo el agotamiento y me quedé dormida. Mañana sería más.

23 de abril.

5am ya estoy totalmente despierta, el día va a ser muuuuy largo.

Lo empiezo con una reunión de casi 2 horas para repasar el planning y empezar a situarme y a trabajar. El trabajo que voy a realizar aquí me gusta y después de los 3 días de formación que tuve en Madrid antes de venir ya estoy totalmente metida en el proyecto. A la 1pm para mi 8pm en España hago el primer skype con mi familia. Desde que salí de Albacete no me han visto la cara ni escuchado. Solo los whatsapps informando de por dónde iba.

Después comí con mis compañeras que estuvieron hablando de bailes típicos y fiestas locales. Me paso el día preguntando que significan las palabras y qué es eso de lo que hablan. Estoy intentando hacer un diccionario! A las 4:30 pm mi cabeza casi se satura. Pero conseguí sobrevivir con unas galletas y cambiando de tarea. Así que a las 6 y algo salí de la oficina con Lucía y fuimos a hacer la compra y a casa. Esa noche bajé a la cocina a cocinar algo y estuve de charleta con las dueñas, un día os hablo más despacio de ellas y la casa, todas son geniales😀
Para mi segunda noche tocó película para evitar dormirme demasiado pronto y a las 23.30 cerré los ojos con la esperanza de despertarme a una hora normal…

2014-04-22 13.21.34

La oficina

One thought on “Diario de viaje: Aterrizaje en Perú.

  1. las tazas de te tienen que ser grandes! no todas las culturos lo entienden..:)
    (si, un comentario muy relevante..)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s