Por la vida de alquiler III: La mudanza

Esto es lo aprendido de esta vida de alquier que he llevado en los últimos años.

Supuesto: vas de tu residencia de referencia (por ejemplo casa de tus padres) a lo que va a ser tu residencia por un tiempo indefinido (por ejemplo piso de alquiler durante un periodo de trabajo).

En la primera fase:

1º Maleta: con lo que necesites de ropa para el periodo de tiempo que vayas a estar sin volver a la casa de la que sales. Ten en cuenta que puede cambiar el tiempo y que quizá no quieras/puedas volver al siguiente finde a por todo lo que te dejaste.

2º Neceser: piensa que te vas allí a vivir, así que las cosas de viaje no valen por que el objetivo es sentirte en casa. Si es un periodo largo el que vas a estar allí y vas a ir más o menos a menudo la tú casa de referencia pues tendrás que doblar las cosas del baño. No querrás cada finde cargar con el peine y la espuma, y menos aún ver que te lo has olvidado justo cuando lo necesitas.¡Bienvenido a las vidas redundantes! También suele ser útil un rollo de papel higiénico sobre todo si en la casa no vive alguien previamente.

3º Útiles de casa: infórmate bien de que hay y que no en la casa a la que vas (mantas, cosas de la cocina, etc.). Piensa en que cosas de la casa usas a diario, analízate a ti mismo durante un día y ve anotando las cosas que utilizas. Estamos tan acostumbrados a usarlas que no somos conscientes de ello y cuando llegues a tu nueva casa lo echarás en falta en muy poco tiempo. Piensa que es imprescindible y que no, y que puedes coger de la casa de referencia y que tendrás que comprar. Aquí también entra el ordenador y otros chismes electrónicos, si vas a ir y venir mucho quizá te compense tener un cargador en cada casa al menos del móvil.

4º  Tus juguetes: y aquí entra desde la foto de tus amigos del colegio, un peluche que te regaló no sé quién o la pelotita anti estrés que tienes en el escritorio. No es que te tengas que llevar todo eso, solo que cojas algo que te haga sentir en casa y llévalo contigo. Es muy desangelador llegar a un lugar extraño a vivir (no de paso como un hotel) y que todo sea frío por muy útil que sea.

5º Víveres: piensa si el día que vas estarán abiertas las tiendas y si no es así cuánto tardarán en abrir. Según esto tendrás que llevar algo de comida para ir tirando, mejor que no sea algo que necesite cocinar mucho no sea que llegues y descubras que no hay olla o esas cosas.

Yo antes era muy anti bolsas para las mudanzas, pero ahora con las de rafia soy muy fan, por que además luego te sirven para hacer la compra cómodamente.

Cuando lleves unos días viviendo verás que te has dejado la mitad de lo que te resulta imprescindible y que lo que llevabas ni lo has sacado de la bolsa. Así que tendrás que volver antes a la casa de referencia de lo esperado. Aún así espero que estas indicaciones eviten esto en algún grado.

Las siguientes fases ya dependerán del tiempo que vayas a estar y del espacio disponible que tengas. Como mi máximo es de 11 meses en una casa suelo tener todo almacenado de manera que sea fácil empaquetar de vuelta, usando cajas y guardando las bolsas de las mudanzas.

Suerte y disfruta de tu nuevo hogar*.

*hogar: ¡¡Hazlo un hogar!! Es muy triste sentirte de paso en un sitio que no sientes tuyo. Piensa que ahí es donde llegarás cansado de trabajar, o donde te esconderás cuando te entre el bajón. Así que mejor sentirte agusto.

Entrada dedicada a @latiase por que espero que prontito se mude y tenga un huequito para mi 🙂

Anuncios

Por la vida de alquiler II

O cómo ser interino de educación y no perder la salud mental en el intento.

– Si vas a pasar menos de 3 semanas en el centro… no te preocupes mucho por aprenderte todos los nombres, luego te dará más pena cuando te vayas.

– Tus alumnos esperarán que seas un clon de la profesora que sustituyes, si tienes oportunidad de hablar con ella preguntale sobre su metodología de clase.

– Preparate material-comodín. Se trata de materiales didácticos que utilizar cuando no sepas que hacer. Por ejemplo:

– Repaso de temas básicos de la asignatura. Yo por ejemplo lo tengo sobre electricidad.

– Crucigramas con conceptos básicos. Así para cuando terminas la clase y te quedas sin saber que hacer esos 10 minutos.

– Laberintos y otros juegos así, con la justificación de que hay que ejercitar la mente. Os aseguro que el más gamberro se queda pegado el boli y papel.

– Cuida tu alimentación. Al menos yo lo primero que descuido cuando ando de acá para allá es la alimentación. Puedes:

dedicar un rato del domingo – o del día que te venga mejor- a prepararte platos de comida y congelarlos

hacer compra masiva de productos frescos y congelar

imprescindible los productos enlatados, puedes tener en la despensa de casa una remesa y echarla al coche cuando vayas a salir para tu próximo destino, para sobrevivir los primeros días

el jamón aguanta más tiempo y en mejores condiciones que los embutidos. Aunque no lo tengas refrigerado. Además de ser mucho más sano y tener vitamina B12 para el dolor de cabeza

– ¡No te dejes los hobbys!

un disco externo lleno de música, series y pelis te puede salvarte del tedio de las noches sin plan

si lo tuyo es la lectura: en la biblioteca del centro seguro encuentras algo interesante, o en la de tu localidad – al menos en CLM te sirve el mismo carné para todas las biblios de la región. Y siempre te quedarán las librerías.

Y hace tiempo que se que el mundo no es mio ni mi hogar,

paso por la vida de alquiler,

de turismo sexual.

Si la vida es una orgia, yo voy de paja mental.

Por la vida de alquiler I

O cómo ser interino de educación y no perder la salud mental en el intento.

– Llevate bien con la gente de Cafetería, Conserjería,  Secretaría, tu departamento y Junta Directiva, ¡por este orden! Ya que te salvarán la vida en más de una ocasión.

– Aunque tengas que mudarte 10 veces en un curso o vayas para 2 semanas, lleva siempre en la maleta algo personal. Como un peluche o la foto de tus amigos para que cuando llegues a casa tengas algo familiar que te haga sentirte en casa.

– Para que todo ese “turismo con la delegación” no sea en valde, aprovecha el tiempo que pases para conocer la zona y las oportunidades que te brinde. Convence a tus amigos para que te visiten. Integrate con los compañeros y sal con ellos fuera del instituto, unos compis de piso majos que hagan cosas juntos también ayuda mucho.

– Aunque los primeros días estés agobiada preparando las clases nuevas, sal a pasear por el barrio y así familirizarte con las tiendas, parques, ve al centro, o da una vuelta con el coche antes de llegar a casa para ver donde vives. Somos personas, no máquinas, así que dedicate tu tiempo.

– Sobre todo, y ante todo, aprende a vivir en la incertidumbre. No te agarres a lo que conoces, disfruta de lo que cada circunstancia te ofrece.

Fin de este primer capítulo de la serie. Se agradecen opiniones, ideas y experiencias.