Berlín emparejado

Guille Dinnbier – Berlín
 En bandcamp

 

Miguel Ángel Bueno: Tren a Berlín

En bandcamp

 

Anuncios

Berlín en 4 días – Día 4

Día 4: Visitas importantes

Después de 4 días ya tocaba ir hacer las visitas oficiales. Primero da la dama dorada, en la columna de la Victoria (Siegessäule) y después a la canciller (Schloss Bellevue), viven en la misma calle. También podréis ver algunas esculturas como la de Otto von Bismark. Así que tomamos rumbo hacia allí, el bus número 100 te deja en esta calle.

Columna de la Victoria

Schloss Bellevue

Tras esto había que visitar el palacio real, así que dando un paseo junto al río fuimos a la estación de Bellevue para tomar el transporte hacia el Schloss Charlottenburg. No confundirse, la parada de Charlottenburg no está cerca del palacio, la más cercana es Westend, hay que hacer transbordo en Westkreuz, esta estación es un lío y hay un amable empleado de la BVG que se encarga de indicarte donde coger tu tren, nuestro héroe. Los jardines tienen que ser espectaculares, pero con la nieve no podíamos apreciarlos. Pero el palacio y las esculturas merecen la pena la visita. Para visitarlo por dentro tienes que algunas zonas están habilitadas como museos, y la parte principal del palacio se realiza solo con visitas guiadas, según nuestra guía solo en alemán, así que no entramos en el palacio.

Schloss Charlottenburg

Otra vez a deshacer el camino, perdernos en la estación de Westkreuz y rumbo a Zoologischer Garten, donde se encuentra la Kaiser Wilhelm Gedächtniskirche, o la Iglesia del Olvido, pena que está en restauración y no se ve nada. Esa zona está muy bien también para ir de compras, con tiendas internacionales, y bueno según en cual te metas las hay más caras y normales. Si quieres cumplir con la gastronomía alemana tienes que comer codillo (mejor entre 2 personas), fuimos a un sitio muy alemán en la calle Joachimstrasse, el Currywurts genial también.

De vuelta a Under den Linden visitamos la tienda de souvenirs, hay una que tiene de todo llamada Berlín. Después fuimos hacia el Koncerthaus y el Gendarmentmarker, con edificios imponentes (frente a la isla de los museos) y paseamos por sus plazas. Imprescindible antes de irte de Berlín el visitar la chocolatería que hay en Charlottenstrasse 60, Fassbender & Rausch. No olvidarás ese olor y las esculturas gigantes de los monumentos más importantes de Berlín en chocolate, además del volcán!

Bebelplatz

Además visitamos el Rathause (el ayuntamiento), con su plaza, su fuente, las estatuas gigantes (cuidado están detrás de un edificio y desde la plaza no se ven) y la plaza del Pirulí alemán (Fernsehturm).

Sobre la noche en Berlín nosotras estuvimos en el Kreuzberg, un consejo, no parecer muy guiris, algunos sitios no te dejarán entrar. En esa zona cenamos en el Morgenland, carta genial y buen trato, está en Skalitzerstrasse, 35, al salir del metro Görlitzer cruzando como en diagonal, es un poco raro llegar pero está ahí mismo.

Por la noche hay un servicio de buses nocturnos y pasan algunos metros, pero nosotras cogimos un taxi, por esa zona pasan muchos y de ahí a Alexander Platz (5 km en unos 10 minutos)  fueron 8 euros, para ser tarifa nocturna no está mal.

Día 1: Llegada a Berlín

Día 2: Monumental y Bohemia

Día 3: Museo Judío y Muro

Berlín en 4 días – Día 3

Día 3: Museo Judío y Muro

Es nuestro tercer día en Berlín, después de dos días andando sobre la nieve ya eramos unas expertas berlinesas. Así que para el tercer día tenemos otra prueba, hoy toca nevada en directo.

Para empezar el día vamos al Checkpoint Charli, decir que lo que hay es una representación, con un cartel (no original) y una garita, formada por un puestecillo con una sombrilla (quizá con buen tiempo monten algo más vistoso, pero nevando no había mucho que ver). Allí dos actores con trajes militares te pueden sellar el pasaporte y por una propina puedes hacerte una foto con ellos. Un poco más adelante puedes ver el museo y un trozo de muro original.

Trozo de muro junto al Checkpoint Charli

Cerca de aquí está el museo Judío. Nosotras visitamos solo la exposición permanente del museo, y fue como hora y media. Interesante aunque tienes una sensación de que no se sigue una línea durante la exposición. El edificio merece la pena, representa la historia de luces y sombras de los judíos.

Museo Judío

Al salir fuimos hacia Gneisenaustrasse, zona de tiendas de segunda mano. La tienda famosa donde la ropa se vende al peso es Colours, está en Bermannstrasse, paralela a la avenida, hay que entrar a un patio interior y subir a un piso, está todo indicado. Para comer en la zona fuimos a un italiano genial, el menú del día son 7.50 euros y el trato genial, creo que se llamaba Parlamenti degli Angili. Esta zona es además recomendable para ver sus calles, los edificios son geniales, con colores y puedes tomar un poco el pulso a como es la vida allí.

Desde esta zona se puede dar un paseo por donde iba el muro, en los planos y guías viene indicado. Terminarás en lo que queda en pie del Muro de Berlín.

Muro de Berlín

Después de recorrerlo se recomienda ir al café Sybille (mitad café mitad museo, para cinéfilos)… pero nosotras lo encontramos cerrado y después de un duro día de nieve y nuestras compras era un buen momento para ir al hotel a descansar.

Día 1: Llegada a Berlín

Día 2: Monumental y Bohemia

Día 4: Visitas importantes

Berlín en 4 días – Día 2

Día 2: Monumental y Bohemia

Como he dicho la visita hay que organizarla por zonas, así que el segundo día fuimos primero a la Isla de los museos:

– Beliner Dom: la catedral de Berlín, por fuera es impresionante, pero una vez dentro te quedarás parado en la puerta un rato antes de empezar a recorrerla. Nosotras cogimos solo una audioguía, el recorrido con esta dura 2 horas y no es un poco excesivo, pero una hora si se va visitando la catedral, las tumbas de los reyes y el museo (aunque en alguna guía diga que es un rollo, han cambiado la exposición y hay maquetas de otras iglesia y catedrales y merece la pena dedicarle unos minutos por que son geniales).

Berliner Dom

– Pergamonmuseum: solo os diré que es imprescindible, la audioguía va incluida en el precio de la entrada, y está genial ir escuchando las historias, 2 horas o más se te van viendo el museo y se las merece. Cuidado con las colas y este museo está por detrás del Altes Museum, no se ve desde la avenida principal. No pongo fotos porque es mejor no ver nada para dejarse impresionar.

Y ya hemos hecho hambre con tanto paseo y necesitamos un ratito para asimilar la belleza que hemos visto hasta ahora y prepararnos para la segunda parte del día que será totalmente distinta. Así que tomamos camino a Oranienburger Strasse, está cerquita. Vimos la Neue Synagoge, edificio del que solo se conserva la fachada que es impresionante, pero por dentro fue derruida y lo que hay es una reconstrucción. Dentro puedes subir a la torre, y hay dos museos. Como estábamos saturadas de museos, solo subimos a la torre, y fue una decepción porque después de tantos escalones no se veía nada, no merece la pena.

En esta zona comimos en un restaurante alemán muy recomendable, Schwarzwaldstruben, cuidado porque el nombre del sitio está en el balcón puesto y no se ve al ir por la calle. Lo reconocerás por que hace esquina y en la fachada pone Rothaus y la señora con la cerveza. Está en la calle Tucholsky Strasse, esquina con Linien Strasse. En esta zona también son recomendables las panaderías, Bäckerei en alemán.

Schwarzwaldstruben

Y con las pilas cargadas al Tacheles! otro sitio al que hay que ir, ha quedado para turistas, pero sigue sorprendiendo. No hay que asustarse porque en la entrada se acumula de todo, pero una vez dentro verás cosas geniales. Visitar el patio y entrar al edificio, son unas cuantas escaleras, pero en cada piso encontraras algo. Después a tomar algo al Zapata, lugar de europa donde no solo no prohíben fumar, sino que parece obligatorio, jeje. Si aún quedan fuerzas se puede ir a ver las tiendas en esa misma calle.

 

Día 1: Llegada a Berlín

Día 3: Museo Judío y Muro

Día 4: Visitas importantes

Berlín en 4 días – Día 1

En 4 entradas os voy a dejar una pequeña guía de lo que vimos en Berlín, fueron 4 intensos días, al 5º era la vuelta. Sin más rollo empezamos:

Llegamos al aeropuerto de Berlín sobre las 12, cogimos nuestras maletas y lo primero era ir a por los bonos para el transporte. Existe una ventanilla de la empresa de transportes de Berlín, BVG, en el aeropuerto, junto a información. Nosotras éramos 4 y lo que mejor nos salía era la Kleingruppenkarte, es para hasta 5 personas y para un día, cuesta 15 euros cada día. Y es válido para las zonas A y B, justo las zonas donde un turista se mueve normalmente. Con nuestro bono transporte tomamos el bus que va a Alexander Platz, el TLX que sale cada 15 o 20 minutos (justo detrás de la ventanilla de la TLX).  Y aquí empezamos nuestro primer día.

Berlín es una ciudad muy grande y con mucho para visitar, por lo que es importante que organices la visita por zonas.

Día 1: Llegada a Berlín

Una vez preparadas para el frío que hace en un Berlín nevado tomamos rumbo a la Puerta de Brandemburgo, el bus número 100 te deja junto al Reichstag que está al lado. Tambíen en esa zona está el Memorial a los Judíos Muertos en Europa. Merece la pena dedicar un rato a pasear por esa zona y pararse a observar. En los días que hemos estado en Berlín el Reichstag ha estado cerrado a visitas turísticas así que nos quedamos sin poder subir.

Puerta de Branderburgo

Monumento a los Judíos

Como ya iba habiendo hambre nos acercamos por la Ebertstrasse que sale por detrás de la Puerta, en sentido contrario al Reichstag, hacia Postdamer Platz. Al final de la calle está un restaurante italiano, el Vapiano, muy recomendable. Te preparan tu plato de pasta en el momento, y aunque por fuera pueda parecerte un sitio caro, no lo es. Una advertencia, evitar horas puntas.

Con las pilas cargadas puedes dar una vuelta por Potsdamer Platz, hay tiendas y sobre todo puedes ver la cúpula del Sony Center que es bastante espectacular. Si quieres visitar el lugar donde se realiza la Berlinale tienes que buscar el Theater am Postdamer Platz, en Marlene-Dietrich-Platz 1. No es tan espectacular como parece por televisión, fue algo que nos dejo bastante frías.

Berlinale

La Postdamer Platz fue dividida por el muro, para saber en lado del muro estás tienes que fijarte en los semáforos y en el tranvía. Si pasa el tranvía o los semáforos son como los de la foto (los muñecos se llaman Ampelmann y son un símbolo de la ciudad podrás verlos en los souvenirs) entonces estás en el lado Oriental o del Este, sino estás en el lado Occidental u Oeste.

Ampelmann

De vuelta hacia la Puerta de Brandemburgo, fuimos a ver el lugar donde estuvo el Bunker de Hitler, ahora solo hay un panel hablando sobre ello (alemán-inglés) y unas maderas que indican donde estaba. Está por la parte trasera del Memorial a los Judíos.

Para nosotras el día fue muy largo y volvimos hacia Alexander Platz, nos tomamos unas salchichas en un bar cercano y a descansar.

Día 2: Monumental y Bohemia

Día 3: Museo Judío y Muro

Día 4: Visitas importantes