¡Feliz año nuevo! Recapitulando y planeando

Fachada del Centro de la Juventud de Galway (Irlanda)

Para mi el año comienza hacia mediados de septiembre. Cuando ya empiezan los cursos y siempre me ha coincidido con cambios de trabajo. Así que ahora es cuando yo recapitulo y hago mis propósitos.

Hace 3 años por estas fechas andaba en pleno proceso de buscar mi “vocación”. Cansada de mi trabajo y sabiendo que lo que no me gustaba de esa empresa lo encontraría allá donde fuera si no salía de ese campo laboral decidí tirar de plan B. Soy muy de planes B, me hacen disfrutar más del plan A, porque no tengo miedo a que el plan A vaya mal, ahí está el B que también mola.

Lo que pasaba era que el plan B suponía una incertidumbre que me asustaba, pero que creía que podía superar. Los dos siguientes septiembres demostraron que no es tan fácil. Desde finales de agosto tocaba estar muy pendiente de unas listas en las que nunca aparecía mi nombre, pero si que me dejaban en buena situación. Tocaba esperar a finales de septiembre o ya octubre para que sonara el teléfono o saliera una lista con mi nombre. Mientras dejaba pasar los planes, vivía en un incómodo compás de espera. Intentando aprovechar el tiempo, pero con la angustia de no saber qué sería de mí, la semana siguiente o dentro de dos meses.

Ahora los que llevan esto de la educación pública dicen q soy un gasto superfluo para años de bonanza y que no estamos para pagar tonterías. Así que toca tirar del siguiente plan B. Sin irme muy lejos de las aulas, ahora entraré como alumna. Y ya sabéis lo que dicen, que los peores alumnos son los profesores…

Próximos profes, temblar! 😉

Anuncios

Declaración pública:

Me pasa como al cerebro de los trolls mi cabeza no funciona a temperaturas altas.

“el cerebro de los troll son en esencia Silicio, por lo que su conductividad pierde eficiencia en temperaturas calidas…. y en un clima normal su intelecto esta muy por debajo de la media, de la misma forma entre más baja la temperatura mayor su inteligencia.” Fuente: Detritus – troll del Mundo Disco de Terry Pratchett

Las vidas que no vivimos

Todos alguna vez nos imaginamos teniendo otra vida, en el presente, futuro o pasado. Fantaseamos con el lugar donde viviremos, la rutina del día a día -que no será rutina sino placer-, la gente que conoceremos y como la compartiremos con la gente que ya conocemos.

Pero como siempre pasa cuando termina el sueño nos despertamos y nuestra vida es la es… ya queda en nuestra mano cumplir ese sueño o seguir recreándote en la fantasía. Y una que solo sabe soñar despierta, pues va cada día alimentando esa vida, aunque algunas de esas vidas que no viviré las he ido dejando por el camino.

Y ahora que vivo esperando al lunes, para saber que será de mi  futuro más próximo, no sé como imaginar mi vida en una semana. Soy incapaz de hacer planes porque no sé cuál será mi localización, mi rutina, ni cuanto durará esa vida… las vidas que yo vivo tienen fecha de caducidad…

Lista Spotifyyyyy de Las vidas que no vivimos

Las horas más largas

Hoy podría filosofear sobre la incertidumbre, aunque preferiría ir a patear la ciudad junto al mp3 y mis conversaciones, pero tengo los pies tan doloridos que no puedo andar casi hasta el salón.

He estado viendo In treatment, una serie sobre un psicólogo y sus pacientes. Pues bien, una de las pacientes le habla de que ha estado teniendo conversaciones completas en su cabeza con él, a lo que el le contesta que ser capaz de hacer eso es un signo de gran inteligencia… o de locura total. Sin duda, mi caso es el segundo, no lo dudo. Pero hoy no tengo ganas de hablar, pero tampoco de callar.

Las próximas horas serán muy muy largas, aunque realmente no soy capaz de tener sensación de si el tiempo va rápido o lento. Pero sé que si tuviera esa sensación estas horas serán muy largas y el ruido que hay metido en mi cabeza hará que no deje de pensar en ello.

Os dejo una musiquilla para esta tarde de domingo extraña:

Lista Spotifyyyy de las horas más largas

Día entre sensaciones encontradas

Hoy el día cuanto menos ha sido curioso, he tenido varias sensaciones encontradas.

¿Os ha pasado lo de estar en una situación en la que muestres tu lado más caótico y deseas no volver a cruzarte con las personas que lo vivieron? Pues después de 2 años me encuentro con 2 personas de esas y se acuerdan de mi… Como para no recordarme. Sigo esperando que el presi y el hombre amable sigan haciendo como que no recuerdan la que lié, por qué como me pregunten sobre lo que pasó no sabré que decir, ya que mi mente decidió olvidar partes de esa historia por el bien de mi salud mental.

Después me he enfrentado a una nueva clase con veintitantos alumnos, nunca había tenido tantos así que ha sido un poco de susto y pensando que estaré con ellos 9 horas a la semana, todo un reto. Pero lo que más me ha asustado es la sensación de que los conocía, era como si fueran los alumnos que he tenido anteriormente, era como si siempre hubiera estado allí, como si siempre hubieran estado enfrente de mi en la clase. Cada vez son más raros mis primer día de clase, esto de ser profesora de sustituciones afecta a la cabeza… Lo que me faltaba.

Ya para rematar… ¿a vosotros os han llorado los ojos alguna vez por qué al despertar os ha dado mucha luz de una? Yo no sabía que pasaban esas cosas…

En fin, creo que por hoy está bien.

Cositas in-solitas de Carmen Paris es la canción de hoy:

Principio de la verdad absoluta

Llevo mucho tiempo asustandome cada vez que escucho una “verdad absoluta”. Cada vez que alguien comparte con el mundo su solución mágica, su verdad única, su regla fija. Esa que no entiende como todo el mundo no ha llegado al igual que él a descubrir, y pone cara de serán ciegos que no lo ven.

La televisión está llena de verdades absolutas, pero si escuchas con cuidado te darás cuenta que cada minuto inventan una que es la definitiva. Lo dicen tan convencidos y te miran de esa manera que solo puedes decir “claramente se ve”. Pero cuando se te pasa el efecto de esa droga que te han dado, puedes ver que debajo de esa careta hay alguien que no sabe lo que acaba de decir, ni le importa, pero pone cara de “verdad absoluta” y ya es una sentencia lo dicho y el una eminencia.